14 mar. 2008

Ma-ti-zan-do

Bueno, la entrada de clases pasó y el macaco venezolano sigue haciendo de las suyas, esta vez con 10 batallones de tanques a la frontera; citando a un noble y salesiano compañero: "Ay, los pelos!". Me encuentro en este momento bajo una dosis del DVD del Live After Death, sin haber aún desayunado y con dudas serias acera de ese so-called "baño diario".

Pero bueno estas son de las cosas que pasan a segundo plano -insisto- ,cuando se llega al cole y la música aumenta en gigas todos los días, después de las sesiones musicales en vacaciones anteriormente mencionadas.

Uno de los detalles más interesantes de todo esto, es que volvió a mi ese espíritu que sólo me causa la combinación de la música y la literatura. Resulta que mi estimadísima profesora de español (quien una vez en el año en curso osó en regañarme por decir la plabra "caca"), nos mandó a leernos en menos de una semana las primeras 8 rapsodias de La Odisea [1][2] de Homero (no es el Simpson, pero igual el ver este episodio me ayudó en el primer quiz), obra que narra las hazañas y lloradas de Odiseo y los berrinches de Telémaco.

Resulta que entre tanta música salió un disco de la banda gringa Symphony X, que se llama The Odyssey. El álbum contiene una canción con el mismo nombre que alcanza los 24 minutos; cualquier vara, así como para comparar con la duración de Atom Heart Mother o A Change of Seasons y con un feeling tipo Rime of the Anciente Mariner. Al oír está canción durante una sesión de basket, una vez más me di cuenta de cómo la literatura y la música pueden ir ligadas -de mejor manera que el cine y esta última, tal vez-, creando verdaderas obras de arte.

En tal caso, leyendo un poco La Biblia, me di cuenta que no es la primera vez que estos maes hacen algo así, y que de hecho uno de los temas que más desarrollan es la mitología; tuanis viniendo de una banda con un sonido progresivo, con toques de power y trash y unas vocales bastantes convincentes.

Esto es lo que puedo decir en este momento, para después de esta Semana Santa, cuando ya haya cumplido mis "dieciseis primaveras" y -hopely- tenga la oportunidad de posar mi plato de comida en un snare drum, podré tener en mis manos -una llave maya con- toda la discografía de estos maes, para poder comentar un poco más al respecto.


Este post es dedicado a Garu, R.I.P.

No hay comentarios: