31 dic. 2010

Mi Top 5 del 2010

La vara es que para 89decibeles, en un ejercicio de volátil subjetivismo, me pidieron que eligiera mis 5 álbumes favoritos del año, y así lo hice. El problema fue que no los entregué a tiempo por una situación especial y pues di, mi selección no salió (mamador, lo sé).

Por esto decidí compartirlos en este espacio y no dejar la idea morir. Viene.


5- Varios - La Banda Sonora de Una Película Que Jamás Vas A Ver (descargar)

Sí, es del 2010 amigos y amigas. Este proyecto mantuvo en vela a la población amante de la música nacional durante mucho tiempo, mientras aquellos que no estaban tan familiarizados con esta, aún bailan temas como "Suele Suceder" (de Cocofunka) y lloran a moco tendido con otros como "Alicia" (de La Escafandra). Sin duda una joyota que nos dejó este año, y posiblemente el que viene tendremos otra entrega.

4- Flpprz - Insights (descargar en Bandcamp)

Esta compilación de temas no sólo es reflejo del repertorio de un artista nacional consagrado esta temporada, sino que raya en lo universal juntando temas para toda ocasión: desde su viaje a la playa con "The Coast", hasta el momento más frío de la cabanga con "27 days", pasando por una tarde de café y galletitas bajo los sonidos hermosos de "Pastry Song". Si usted no le ha escuchado, corra que se acaba.

3- Niño Koi - Alegorías (descargar en Bandcamp)

No me canso de hablar de ellos ni de cantar sus canciones*. Quizá de las más gratas sorpresas que me ha traído este año, y espero que el próximo me traiga muchos más conciertos y tracks de ellos. "Sin Título" continúa siendo mi favorita, pero no puedo negar que la experiencia de escuchar "Una Vuelta Más al Sol" a 33 mil pies de altura es increíble. Escúchelos, no se aburrirá.

*Sísí, me atraparon.

2- Carlos Méndez - Depie (descargar en Bandcamp)

Este artista panameño llegó a mi media player para quedarse. Canciones como "Armonía" y "Subterráneo" nos sacan el lado tierno y ese calor humano que a veces nos falta; pero más que otra colección de canciones infaltables para ese fin de semana en la montaña con la pareja, este es un álbum lleno de triunfo, que nos muestra que estemos bien o mal no importa, mientras estemos de pie.

1- Deftones - Diamond Eyes (descargar)**

Jamás imaginé que estos muchachos encabezarían una lista mía, pero aquí estoy, al borde del homicidio premeditado. Las primeras piezas ("Diamond Eyes", "You've Seen the Butcher") tienen una fuerza y una continuidad envidiable, mientras que otros tracks más calmos como "Beauty School" y el clásico instantáneo "Sextape" nos brindan momentos inolvidables si nos dejamos ir en la música. Sin duda la producción del año.

**pass: snoopy

* * *

Si tuviera que elegir una banda nacional como revelación para este año sería The Great Wilderness. Aparte de cumplir mi sueño de conocer una banda de sólo chicas, cada una de ellas logra, a su modo, mover una fibra específica de mi cuerpo.

El peso del bajo y la batería y la turbulencia de las guitarras me pueden remitir a muchas cosas, grupos de post-rock quizá, pero la actitud de la música, el sentimiento específico que transmite , es inigualable, por lo que me alegra bastante que estén teniendo tal difusión internacional. Su música también se puede descargar gratuitamente en Bandcamp.

Muchos éxitos este 2011 para todos y esperemos tener muchos más conciertos y mucha más música. :)

14 dic. 2010

Mañana

Yo sé que hoy no me quiere ver
y sé que si la veo me muero;
que si la veo en la calle me derrito
y me voy por la alcantarilla

Yo sé que va a llegar un día
en que yo la vea, la abrace
y le diga lo mucho que la he extrañado
Pero ese día no será hoy,
y ese día no será mañana

6 oct. 2010

Colaboraciones decibeleras

Quiero hacer un pequeño paréntesis entre tanta crítica e introspección (cómo le dicen) para señalar que en el último mes he publicado un par de papeles importantes de los cuales me encuentro orgulloso.

Ambos corresponden a reseñas que elaboré para el sitio nacional de música 89decibeles.com dopnde se pueden encontrar noticias del medio, conciertos, reseñas de discos y un foro cosmopólito y ecléctico, una belleza de chante pues.

Uno de de los artículos trató del lanzamiento del disco "Elevarse", primero de la agrupación Cofocunka, cuyo concierto fue el pasada sábado 2 de octubre y el otro sobre el EP "La Dulce Vida" de Patiño Quintana.

Quise ponerlos por acá para promocionar el sitio y a mí, por supuesto. :P Pero de todos modos espero que les gusten y dejen sus comentarios, 'chas gracias.

28 ago. 2010

You Never Give Me Your Money

Habrá mucho que decir de la belleza de Silvia Herrero y yo como muchos vengo a destacar sus mejores armas, su modito, su andar y todas esas cosas que ya se habla en blogs, medios, etc.

A Silvia quizá no la conozca personalmente pero ya me corregirán los que sí; no se le conoce cara amable en lo que a negociaciones respecta. No pretendo juzgar a una persona por tener un mal día (¿o sí?), quizá desconocía de su existencia desde antes y quizá yo esté metiendo en la cuchara en algo que ni me afecta, ni me importa, pero yo, al igual que muchos otros sí me he visto afectado por marchas, bloqueos, protestas y comentarios sin argumento que la gente repite como loras, de aplausos de foca a supuestas vacas sagradas en una institución que bien que mal celebra 70 años edificando el pensamiento, educando y hasta graduando a quienes así lo gusten.

Puede que esta situación sea muy poco, tan solo polvo fácilmente removible en los hombros de Yamileth, algo que no amerita un título de una canción perfecta para este momento y de un disco perfecto para esta lluvia, pero de alguna manera necesitaba salirme de mi habitual diálogo premeditado con el receptor y expresar que yo no me banco esa doble moral, de esos que fueron a marchar y ahora dicen qu la FEUCR no los representa, de esos que con costos entienden que el gasto de las universidades puede ser regulado en pro del estudiantado, que la señora rectora y directores de escuela de la UCR ganan más que un diputado y que el estorbar en la vía pública, sí, estorbar, no va a generar más conciencia al pueblo, sino se encargan de generar primero un conocimiento real de lo que ocurre entre ellos mismos.

Y a mí no me gustarán los párrafos largos, pero tampoco me gusta la gente que come cuento y habla pero no escucha.

9 ago. 2010

Que si la morsa no era Lennon

"Que si la morsa no era Lennon no me importa si yo quise que así lo fuera cuando lo escuché. No me importa lo que estuvo detrás. No me importa que Alicia fuera en realidad una amiga de Lewis Carroll. Que no, que no, que no... porque para mí Alicia soy yo y la morsa es mau y lo que importa es lo que me hace sentir y no lo que querían que yo sintiera."

El otro día me encontraba revisando algunos textos, hasta que por azar del destino si así se le quisiera ver me topé con un artículo que comentaba, que en el marco del lanzamiento de una novela de Alexander Obando, un tal Felipe Granados había realizado su última lectura pública. El morbo, claro está, fue el que me llevó hasta la noticia de su fallecimiento y con esta alcancé a probar uno de sus últimos textos publicados, uno en el que él precisamente narraba su último día.

Para el momento en que fue publicado quizá muchos desconocían su situación y simplemente lo vieron como algún gesto extraño por parte del autor referido. Otros quizá se autoevaluaron y se pusieron por los minutos de lectura en los zapatos del hombre en cuestión. Yo no sé, pero para ese momento no caía "el mundo" en cuenta que tan solo un año y unos días después Granados dejaría nuestro terreno pre-limbo.

El texto me hipnotizó. Me hizo recorrer el mercado con él, me figuró escribiéndome una esquela y otro poco de cosas mitad del dulce delirio generado por la lectura y quizá otra porción producto a la experiencia personal. Él sabía que se iba, simplemente se anticipó.

Pensé en Syd inmediatamente, en como su estado influyó en la creación de uno de los ábumes más icónicos de la historia, mi favorito por cierto, y en como el fenómenos mediático que vivía la banda para ese momento influyó también en sus letras. En mi persecución por la información respectiva a muchas otros grupos, películas, libros que me han gustado, también me he topado con sorpresas desagradables o hechos que me han visto ver cada obra de un modo diferente.

Por eso, cuando me encontrara yo con una persona capaz de pronunciar las palabras citadas arriba (hola) tuve que brincar. Tuve que salir en la defensa de los derechos del consumidor de productos artísticos y señalar que cada obra tiene su background, y que este como tal jamás podría ser ignorado, por más que se quiera tomar la obra como propia.

No me queda claro si averiguar las razones de la creación de cualquier obra le suma o resta subjetividad al asunto, pero sí estoy seguro que quizá cambie la perspectiva, quizá nos repugne, quizá nos sensibilice. La primera vez que escuché Shine On en mi vida tenía diez años y estaba solo en mi casa. La melancolía del track, su energía, me cautivó instantáneamente y no fue hasta años después que retomé ese viejo cassette y le di uso de nuevo, para iniciar lo que ahora podría llamarse el amor de (casi) toda una vida.

He llegado al punto de determinar que independientemente del origen de la canción o el disco, quizá no se trate de que la obra no nos guste, puede que solamente sea que no nos ha llegado el momento en que nos identifiquemos plenamente con ella, que no sintamos lo mismo que el autor en ese momento y por esto la rechazamos u optamos por otra obra que podamos digerir con mayor facilidad.

Porque al final no importa si uno está detrás o adelante de la obra, sino como uno quiera posicionarse. Un día somos el hombre en la caja y otro día el hombre que recibe la ovación, como lo pondría Mr. Angier y quedará en cada uno de nosotros, tomar la obra como tal o ser parte de ella.



*Foto por el siempre laureado Leo Carvajal.

19 jul. 2010

2012

Nos advirtieron pero no lo esperábamos
Nos dijeron pero no hicimos caso
Nos ensañamos en nuestro ver
No queríamos dejar de sentir, de vivir

Ya no hay esperanza
pero no queremos separarnos
No se acaba el amor
sino el el aguante
yo ya sabía que esto venía
pero cerré mis ojos y te besé
una vez más

20 abr. 2010

¿Costa Rica quiere verle la cara a los delincuentes?

Mi descontento inició cuando don Otto empezó a sugerir que mostraran el rostro de los criminales en televisión.

La gota que derramó el vaso fue ver un grupo en Facebook apoyando la idea, pequeño, sí, pero suficiente para darme cuenta que la gente verdaderamente no entiende las implicaciones de esto. Es entonces momento de explicar un poco la raíz de mi malestar.

Pequeño pregunté por qué se hacía esto, la respuesta fue simple y directa: en caso de tener al tipo equivocado o este resultar inocente, tendría la posibilidad de demandar al medio que lo publicara por difamar su imagen, el mismo motivo por el que se habla de "presuntos asesinos" y "supuestos agresores".

Suena trillado para muchos, por que ¡Dios guarde! proteger a un criminal y/o no humillarle, al final puede quedar mal con todo quien conozca que no nos interesa, igual no lo conocemos. Me remito, entonces a un par de casos personales para ilustrar mi punto.

Caso #1: Recuerdo el día en que cenaba con mi familia y me comentaron que un señor del condominio donde vive mi abuela fue detenido "por matar a otro mae". Un día después un amigo que vive ahí mismo me envió un mensaje, contándome que llegaron a buscarlo a la casa, que tenía droga y armas. En su calidad de colombiano, nadie dudó de esta información. ¿De dónde sacó "el barrio" todo esto? De Telenoticias en su edición de esa misma noche. Después leí la nota de La Nación al respecto, que si bien no lo presentaba como inocente tampoco lo lapidaba con informaciones falsas y difamatorias.

Caso #2: Una niña es encontrada muerta en la finca de un señor vecino. Había una denuncia puesta y el PANI estaba por hacer una revisión a la niña para comprobar si había sido víctima de violación por parte del señor, quien le daba trabajos en su finca de los cuales los padres estaban enterados y -aparentemente- de acuerdo (sí sí, después de poner la denuncia).

El señor es detenido y veo su cara por el micro-ondas parlante. Miro a mi tía con cara de asombro y ella con palabras me responde: "Gracias canal 7, ahora no pueden ponerlo en reconocimiento".

La gente debe comprender que hay un motivo por el cual las cosas se hacen de esa manera y no, no es alcahuetería. Quizá si nos preocupáramos más por sensibilizarnos ante esta clase de situaciones más que meramente criticarla y unirnosaungrupodefacebookparaapoyarsinsaber las cosas serían distintas.

Nota: Esta entrada es completamente atemporal, las primeras ideas datan de inicio de año y su primer borrador fue el 11/03/10. Picture that.

16 feb. 2010

Las clases de los martes

Hoy me levanté más temprano de lo que ocupaba y me bañé. Quedaba mucho tiempo entonces me hice chocolate y vi las noticias. Me fui.

En el bus un señor me preguntó si iba a trabajar. Le dije que iba a la universidad y no me escuchó. Lo repetí más fuerte y sonreí. “Es crecer” me dijo Cerati al oído.

El señor se fue y yo también me fui, otra vez.

Cuando llegué hice a saludar y no me vieron. Igual no me gusta eso de sonreír, dar beso y mover la mano sin cariño.

Las clases de los martes me aburren. No son clases de verdad. Sólo se travesea y se cumple con un horario. Para unos son 3 horas de descifrar la manzana esa, para mí son blogs, blogs y más blogs. Y ella.

Ella es lo bonito de los martes. Salimos al receso y le vi celulitis, y la celulitis me vio a mí. Luego vi las rodillas. Parecía que se querían dar un beso.

Daniel siempre me dice que no es bonita y Daniela se ríe cuando yo digo que sí.

Ella tiene anteojos. De esos de pasta bonitos. Y hoy anda chores blancos. Una pálida llegó con enagua (del mismo tono), pero no la opaca, ella es morena y siempre sonríe.

Me gustan sus sandalias, las cosas que van en los pies de las mujeres en general, aunque no me guste decirlo. Mi mamá si me entendía, decía que eran más chivas. Mi tía dice lo mismo, aunque no es lo mismo para mí.

No me gusta que me vea la gente a mi alrededor, prefiero verlos a ellos. Cuando me quedo viendo seguro piensan que soy raro, acosador. La campana suena. Lástima, me estaba divirtiendo.

Yo sé que nunca le voy a hablar, pero no me importa. Me conformo con ver, siempre es igual.

Las clases de los martes son como el chan de la refri de mi casa. Llena pero no sabe.

1 feb. 2010

The Mortality Sequence

And I am not frightened of dying. Any time will do; I don't mind.
Why should I be frightened of dying? There's no reason for it—you've gotta go sometime.

Gerry O'Driscoll

Curioso es, ver como cada un conlleva el duelo de distintas formas, y como cada uno tiene su propia forma de sufrir. Algunos ignoran su sentir o lo comparten sólo con un grupo selecto, algunos lloran solos en el camino en carro hasta su casa para llegar a encontrar a su familia, algunos sufren como nadie constantemente y jamás lo comparten, algunos inclusive ignoran las manos que se les tienden en este proceso. Cada quien tiene su maña.

En esto momentos se ve de qué está hecho cada uno. El tipo poco serio y divertido puede transformarse en la persona más madura por experimentar una pérdida. La más ecuánime madre puede quebrarse frente a sus hijos. Hasta el hijo malagradecido vuelve pródigo con flores. No quiere decir que nos transformemos en personas diferentes o que después del golpe volvamos a nacer, simplemente es algo que se echa en el saco de la vida y nos hace pensar por un instante lo frágil que es la existencia.

I never said I was frightened of dying.

Puddie Watts

No muchos piensan que pasaría si perdieran a un ser querido, no los culpo, es algo que uno no se atreve a considerar en su propio egoísmo, dejar ir es como quitarse una pierna y dársela a alguien más: impensable.

En mi caso el egoísmo se agrava por que la primera vez que experimenté una situación de este calibre fue con una pérdida en la cual fui yo el centro del asunto. ¿Ahora qué pasa con este muchacho? ¡Seguro le va a ir mal en el colegio! ¿Y ahora con quién se queda? Jamás me pasó por la mente ver cómo se sentían el resto, tíos, abuelos, era yo y sólo yo, y al fin no estaba solo.

Cuando mi tío político con quien vivo hace ya 3 años perdió a su madre me sentí en cierto modo identificado, probablemente era y sigo siendo la única persona que ha experimentado una situación así en la casa. Llegué a relacionarme también con sus hermanos y por fin ver, personas en ese estado, con ese espontáneo sentir melancólico y constante indisposición que juraría me caracterizó durante un tiempo.

No soy el tipo más centrado de este mundo, tengo como todos mi forma de ver, hacer y decir las cosas, aunque en la mayoría de los casos trato de ser los más empático y tolerante posible, pero cuando una persona se me acercó a ver si podía hablar con la hermana de mi tío ya que yo "comprendía su dolor" no quise. Plantear excusas como que todos sufrimos distinto, o ubicar mi ya mencionado egoísmo de por medio no tuvo sentido en el momento, yo simplemente no podía.

Hace unos días en una conversación familiar tratamos el tema del duelo y por fin tuve oportunidad de comentar con mi tío lo que podía compartir con él acerca del tema, le dije lo que pensaba y aunque me encontraba un tanto incómodo, logré trasmitirle lo que pude.

Desahogarse es bueno, pero hay un punto donde se debe parar, uno puede llorar cuanto quiera pero oír algo triste por tiempo prolongado es masoquismo. Querer se trata de tener la capacidad de unirse y compartir con una persona, pero también se trata de dejar ir. Ponerse a uno mismo en evidencia, bajarse de la nube y demás prácticas anti-auto-defensivas pueden ayudarlo a relacionarse mejor con los otros, nuestro nivel predispuesto de vulnerabilidad es la clave de todo esto y es esta la que determina si saldremos bien librados; y no, no es enclaustrarse lo que más nos beneficia en estos casos.

No soy psicólogo. Soy de esos que se ponen melancólicos con el olor a brownies y las fechas, y quizá eso no esté mal. Quizá no se trate de que los capítulos se cierren, sino que cuando se abra uno nuevo siempre se recuerde lo anterior para escribir en el futuro páginas sólidas, que tengan claro de donde vienen y que tengan como parte de su objetivo, aprovechar cada día la compañía de los demás.